Espacio de Reflexión Anti-Corrupción

PROYECTO “ACCIONES QUE CONSTRUYEN PAÍS”

COMPETENCIAS CIUDADANAS

REFLEXIÓN 1: FUNDAMENTOS DE LA CORRUPCIÓN

“Corrupción”: una palabra indigna. Tres sílabas que generan repudio por parte de la sociedad… Y, sin embargo, son diez letras con las cuales hemos convivido durante más de 50 años. Y, desafortunadamente, hemos terminado por aceptar la corrupción como un estilo, como una filosofía de vida. Jaime Garzón en una conferencia que dio en la Corporación Universitaria Autónoma de Occidente, en Cali, en el año 1997 (https://www.youtube.com/watch?v=RBjm0dTL7EE) dijo lo siguiente: “Yo no he visto ciudadanos del mundo más cómodos que los colombianos. ¡Somos comodísimos! La ley del menor esfuerzo”. Y es precisamente esa pereza diaria, semanal, mensual y anual de los colombianos, es exactamente esa indiferencia ante la realidad lo que nos tiene fregados. Lo que tiene tan jodida a la sociedad colombiana es esa pusilánime forma de pensar.

Todos nos quejamos de que “las ratas del congreso esto” y de que “esos ladrones de los senadores lo otro”. Sin embargo, para nosotros en realidad la palabra “corrupción” es un concepto casi vacío. ¿Por qué? Porque conocemos, pero no entendemos el concepto de la corrupción.

Desarrollando mí proyecto, pensado tanto para jóvenes como para adultos y personas de la tercera edad, he estado haciendo una pregunta un tanto específica y hasta peligrosa: “Mencióneme a una persona corrupta”. Lo sorprendente de esto no es que las personas no sepan darme una respuesta. Lo realmente sorprendente es la poca cantidad de personas que dieron la respuesta correcta: “Cualquiera puede ser corrupto”.

Y ahora, la pregunta final: ¿Qué es ser un CORRUPTO?

En promedio, del 75% al 85% de las personas con las que yo he hablado acerca de este tema me dan las mismas respuestas programadas: “senadores, congresistas, presidentes, militares, jueces, abogados…”. En fin, parece que la mayoría de los funcionarios públicos son el blanco perfecto para acusaciones de tamaño calibre… Y muy desgraciadamente, sus reputaciones los preceden.

Sin embargo, y como ya dije anteriormente, para nosotros “corrupción” es un concepto 90% vacío. Aún más que eso y peor aún: “Corrupción” es un término relativo.

Me pregunto: ¿Por qué es corrupto aquel congresista que se gana más de 28 millones de pesos mensuales por sentarse ahí a robar al pueblo, mientras que no es corrupto uno de los típicos “colados” en el SISBEN, en la JEP (Justicia Especial para la Paz) o en la simple fila de un banco? ¿Será que los militares y policías que exigen “cien mil” o “doscientas mil razones” para no colocar una multa son más corruptos que el alumno que saca calificación excelente en un examen solamente porque hizo trampa? ¿Por qué sí debemos castigar a Alejandro Ordoñez (ex Procurador General de la Nación, acusado de indiferencia y de “hacer la vista gorda” ante el escándalo de la multimillonaria Odebrecht), pero sí debe quedar impune el clásico ladrón que siempre busca que el conductor del bus o del taxi le rebaje un par de monedas?

Ahora que he expuesto estos ejemplos, quizá ese “concepto vacío” pueda ser llenado de conocimientos: la corrupción tiene muchas facetas; esta plaga posee muchas formas de proliferar, de reproducirse.

No hay que caer en la doble moral: condenar al actual e “íntegro” Premio Nobel de la Paz y Presidente de la República, Dr. Juan Manuel Santos Calderón (acusado por la firma Odebrecht de recibir un millón de dólares como soborno para financiar sus campaña de reelección en el año 2014, es decir, mil millones cuatrocientos ochenta y seis millones ciento veinte mil pesos colombianos ($1.486.120.000) según la tasa del dólar del 25 de julio del mismo año), mientras que nosotros hacemos actos menores de corrupción, pero corruptos al fin y al cabo; porque también es ilógico y poco ético hacerlo cuando nosotros observamos y presenciamos actos de corrupción… Y decidimos no hacer nada.

Porque, como aprenderemos, existen dos tipos de corruptos: los corruptos activos y los corruptos pasivos

Pero, eso es temática de otra entrega de esta serie de reflexiones.

Por el momento los dejo con la siguiente pregunta:

Para ustedes: ¿qué es la corrupción?

Quedan cordialmente invitados e invitadas a enviarme sus opiniones, a través de los siguientes medios:

Mensajero de la Plataforma: Mateo Eduardo Mendoza Moreno.

Correo Electrónico: julioverne.mathius@gmail.com

Recuerden que, entre todos, podemos construir un mejor país.

Hasta la próxima.

Realizado por Mateo Eduardo Mendoza Moreno, Grado 10°, Instituto Paulo Freire

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s