La Espada Rota

En el siglo XII antes de Cristo durante la guerra de Troya, muy cerca de ahí se libró una batalla de dos pueblos, Illàn, cuidad gobernada por Arturo y Lima, el reino de Iván, ambos reyes culpables de esta guerra.

Arturo e Iván de pequeños eran los mejores amigos. Un día llego una niña nueva a la ciudad, ella era Dana, una chica baja con cabello rubio. Iván le comenzó hablar.  Arturo no quería hablarle debido a que le daba pena.

A Dana no le importaba Arturo. Dana lo trataba mal como si fuera un escupitajo. Iván se burlaba de Arturo porque era muy amargado y no lo quería nadie. Así que Iván conquistó a Dana después de mucho tiempo y tuvieron un hijo llamado Jean Pierre. Arturo conoció una mujer, Amanda, tenía la misma edad de Arturo pero él no  se sentía muy bien con ella sin embargo tuvieron una hija llamada Verónica, ella era alta bella e inteligente. Amanda era una mujer agria y aburrida, todo lo contrario a Dana. Un día Arturo se embriagó mucho y mató a Dana por odio a Iván.

En Troya

–Patroclo ve a Lima a  buscar artillería y guerreros– – Dijo Aquiles.

– Si, pero temo que me hagan una emboscada– Respondió Patroclo.

–No importa, sabes pelear lo suficiente, no seas gallina y ve.

Patroclo montó el caballo de Aquiles y se marchó. En  mitad del trayecto seis soldados le hicieron una emboscada. Patroclo peleó con los soldados y les mató, luego siguió su camino, hasta llegar a Lima.

En Illàn 

Verónica iba a su encuentro. Ellos se iban a ver en el sótano, primero llegó él.

–Ya entro, viene mi padre. Espera aquí – dijo Verónica –

–Hola princesita para dónde vas­ la sorprendió Arturo.

–Para ninguna parte pa– Respondió ella con nerviosismo

–Verónica, qué pasa, escuché la voz de un hombre dentro del sótano ¿Quién es él? No me digas que tienes un invitado.

–No pa ¿cómo se te ocurre?

–Entonces abre el esa puerta

–No pa

–No, nada, ábrelo ya, muestra pa` ca yo lo haré

–No

–Crrrrr– sonó el crujido de la puerta al abrirse

– ¿Ves pa? ¡No hay nadie! ¿Si ves?

– ¡Mas te vale!

Se había escondido muy bien.

En Lima.

–señor llego un tal Patroclo mandado par Aquiles

–ohhh!!!!Por Aquiles

–si señor por Aquiles  –déjalo pasar rápido

–Si señor

–Hola señor Patroclo mucho gusto ¿quiere un te?

–No, mejor un trago

–Claro. Un trago para Patroclo, del mejor por favor. Rápido

– ¿Señor Iván, no?

–Si

–Aquiles necesita guerreros y armamento

– ¿Cuánto armamento necesita Aquiles?  Porque tengo pocos guerreros pero muchas armaduras

–Denos todo lo que pueda, por favor

–No puedo estoy planeando un ataque contra Illàn

– ¿Por qué? – dijo Patroclo

–Arturo mató a mi esposa Dana. Bueno, eso no importa. Le puedo dar la mitad de mis armaduras que son de acero puro reforzado con oro

– Gracias. Aquiles les agradecerá

– Que ganen su guerra – dijo Iván –

–Lo mismo. Si sobrevivimos vendremos a ayudar

En Troya

Aquiles preocupado por Patroclo

–Señor ¿dónde esta Patroclo? –dijo Eudoro

—No se. Tendré que ir a buscarlo

–No puede señor, se han llevado su caballo

–Maldición, maldito Patroclo– dijo Aquiles

–Señor, mire todos los soldados que tiene Troya

–Oooh!!! No tenemos armamento suficiente.

– Oooh! Señor, mire Patroclo–  Gritó Eudoro sorprendido y emocionado

–Ese es mi muchacho

–señor pero solo trae armaduras

– ¡Patroclo inútil!

–Señor, mire, hay mas de quinientos guerreros

En Illàn

–Verónica tengo que hablar contigo ¿Quien era esa persona del sótano?– dijo Arturo con seriedad

–Nadie pa, tu te tomaste unos tragos

–No, yo sé lo que me tomo. Me tomé un tequila ¿Pero quién  era é?

– ¿De quién hablas?

– ¿Crees que no me di cuenta?

– ¿De qué, pa? –responde verónica asustada

–Ve a la puerta del fondo, ábrela y quita la sábana– Verónica se acercó a la puerta y la abrió –Crrrrr­ el crujido de la puerta  al abrirse, cuando ve que hay una sabana blanca cubriendo algo, temblando la quita

– ¿Verónica cómo pudiste traer un gato a el sótano? dime eh.

Verónica soló una carcajada y prometió llevar al pueblo al pequeño gato.

En Lima

Jean Pierre le confesó a Iván su amor por Verónica pero la reacción fue aconsejarlo que es mejor que se olvide de ella para que las cosas no terminen mal como con Dana en el pasado.

–Papá, yo estuve ayer con Verónica pero Arturo casi nos pilla. Yo me metí al sótano y me escondí, Arturo casi me encuentra. Verónica se hizo la loca y se fue. Cuando pude escapar unos soldados de Illàn me atacaron pero les deje inconscientes. Temo que le digan a Arturo

– ¿Que qué hiciste? ¿Dónde te metiste? ¿Y no me dijiste? Hijo, yo era igual y por eso perdí a tu madre, por eso Arturo la mató por odio.  Pero no es todo, él tenía un esposa llamada Amanda yo en venganza un día fui a su reino y la secuestré en un foso del fuerte.

–Señor, viene Aquiles con sus armaduras  –dijo un soldado

–Ya voy, espera aquí hijo

–Pero papá

Iván se encuentra con Aquiles y le pregunta por su batalla. Sin   embargo Aquiles está muy triste y responde con rabia

– Muy mal, mataron a Patroclo

– ¿Cómo? No, no puede ser. Él era una persona muy buena y un buen guerrero.

-¿Al menos ganaron la guerra?

-no, pero la vamos a ganar. El plan es que vamos a fingir que nos fuimos pero en realidad nos metemos en un caballo de madera y ellos lo recibirán como un regalo de dioses, ahí atacaremos–dijo Aquiles

– ¡Qué buena idea!

En Illan

Arturo elaboró un plan para hacerle una emboscada a Iván mientras ellos iban a recoger las armaduras y armamento de la guerra anterior

Iván se fue con Aquiles y Eudoro a recoger las armaduras sobrantes. Los soldados de Arturo ya estaban ubicados en el sitio de la emboscada e Iván cayó en la emboscada. Encontró tres guerreros por delante, dos por los lados y cuatro por detrás, además de Arturo con artillería pesada.

Aquiles se bajó del carruaje y mato varios guerreros, Eudoro mató a tres, Iván y Arturo luchaban cuando de repente Arturo sacó una espada de acero mientras Iván no tenia ningún arma. Arturo dejó muy mal herido a Iván pero Aquiles se metió a atacar a Arturo cuando vio que Iván estaba muy golpeado y mal herido, con una pierna rota e inconsciente. Aquiles terminó esta pelea matando a Arturo, después recogió a Iván y se lo llevó a Lima. Allá lo curaron, conquistó el reino Illán y Jean Pierre se caso con su amada Verónica.

Realizado por Santiago Layton, Grado 6°, Instituto Paulo Freire

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

nereartes

PERSONAL PROJECT

Rios Vivos Colombia

En Defensa de los Territorios y Afectados por las Represas "Ríos Vivos"

Centro Educativo Paulo Freire

Artículos de interés general

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: